Cuidador canino, hospedador o paseador

Nuestro día a día es ajetreado y lleno de compromisos. Para poder hacer frente a nuestros gastos, a día de hoy no es raro que pasemos una gran cantidad de tiempo fuera de casa trabajando o llevando a los niños a sus muchas actividades o quizá debamos cuidar de alguien enfermo durante una temporada. Muchos de nosotros ya teníamos una mascota antes de que se nos exigieran este número elevado de obligaciones, o bien siempre ha sido nuestro sueño poder tener un perro y no deseamos renunciar a él. Por suerte, la concienciación ciudadana sobre el abandono de animales domésticos ha resultado efectiva y es cada vez menos frecuente que en verano se produzcan este tipo de hecho (aunque sigue ocurriendo). A la hora de las vacaciones, cada vez más dueños optan por buscar alojamientos aptos para ellos y sus mascotas. Otros muchos, al ver trabas para esto recurren a residencias caninas.

Por estos motivos, aquellos negocios relacionados con el cuidado de los canes (y los gatos, también) han experimentado un auge, debido a su elevada demanda. En este sentido, han surgido profesionales independientes que, buscando ganarse un sobresueldo, hacen de su pasión su profesión y se dedican al cuidado de los peludos.

En este artículo vamos a conocer un poco más estas nuevas profesiones para que puedas valorar qué servicios se adecuan más a ti y a tu perro.

Diferencias entre canguro de perros y paseador

Muchos de nosotros habíamos oído hablar de paseadores de perros. Es habitual conocer este tipo de servicio dada su presencia en determinados medios de comunicación como las películas que nos llegan de otros países. Sin embargo, en España no es algo tan habitual y, aunque cada vez más frecuente, nos seguimos sorprendiendo cuando observamos por la calle a un profesional de este tipo. Las diferencias entre los paseadores y los canguros de perros son en tanto en cuanto a lo que nos ofrecen, mientras que un paseador se encargará únicamente de los paseos de nuestro can, el canguro dará cobijo a la mascota y se encargará de todos los cuidados necesarios, incluyendo sacarlo a hacer sus necesidades. Si elegimos un paseador o un cuidador dependerá de nuestras necesidades concretas. Seleccionar un paseador puede ser interesante cuando no disponemos de las capacidades físicas para hacernos cargo de ello, por ejemplo cuando estamos enfermos o recuperándonos de una intervención quirúrgica o quizá cuando tenemos demasiado que hacer en casa. Los animales siguen necesitando salir a la calle sean cuales las circunstancias personales del dueño, esto es esencial para su salud mental y fisiológica de modo que poder contar con un paseador puede ser la solución a nuestros quebraderos de cabeza.

Si nos decidimos por un canguro de perros lo haremos en situaciones en las que, de forma puntual o habitual debamos pasar fuera de casa un tiempo prolongado de tiempo sea en horas o en días. Efectivamente, es una excelente opción en casos en los que nos marchemos de vacaciones, no dispongamos de alojamiento que acepte animales y no tenemos a nadie con quién dejar al animal. Podemos contar en estos casos con los cuidadores caninos, algunos ofrecen la posibilidad de incluso pernoctar en sus hogares. En estos casos, cuando ofrecen el servicio de poder dejar a tu can varios días con ellos, los cuidadores suelen autodenominarse “hospedadores”. Un canguro de perros es también adecuado para los que trabajan muchas horas. Todos sabemos que la compañía es un elemento esencial para asegurar la correcta salud mental de los perros, no es positivo que pasen muchas horas solos en casa pues corren en riesgo de desarrollar ansiedad o depresión. Muchos cuidadores de perros ofrecen la posibilidad de utilizar su servicio por horas, incluso, si buscas bien, te presentan amplias comodidades como ir a buscarlo y entregarlo en tu casa.

La guardería de perros versus la residencia canina

La guardería de perros se abre camino como un servicio más “emocional” y cercano en contraposición a la residencia canina. El servicio de la residencia canina lleva más tiempo funcionando, se trata de un recinto especialmente diseñado para tal fin donde, para pasar la noche o, en algunos establecimientos, gran parte del tiempo, se hace uso de jaulas. Allí pueden llegar a hospedarse un gran número de perros y a algunos dueños puede preocuparles cuestiones de higiene o contagio de enfermedades, además de sentir rechazo por el hecho de que su mascota esté dentro de una jaula.Si bien muchas residencias caninas han hecho los deberes en este sentido, aumentando el tiempo que los perros están en el patio, añadiendo gran cantidad de juguetes para fomentar el ejercicio físico y diversión de los canes, acondicionando las jaulas para que sean grandes y permitiendo a varios ejemplares por jaula (cuidado especialmente sus relaciones, buscando que se hagan compañía unos a otros) con unas estrictas medidas de limpieza y control de enfermedades y plagas, le ha salido un duro competidor, la guardería de perros. En estos últimos, la idea es recrear o aprovechar un verdadero hogar, donde se permite al animal estar en todo momento libre como lo estaría en su propia casa y ocuparse de sus necesidades, de modo que ofrecen entre sus servicios el paseo diario de los canes. La guardería de perros alberga menos ejemplares por casa, no se utilizan jaulas, sino camas u otros medios para que los perros puedan descansar con todas las comodidades. Son cuidadores de perros mucho más especializados, donde prima el cuidado que hacen del entorno donde estará el can viviendo ese tiempo.

Estos servicios son especialmente indicados para esos casos en los que salimos de casa varios días como cuando vamos de viaje. Algunos establecimientos ofrecen servicios por horas, aunque no es lo habitual.

¿Cómo son los cuidadores de perros?

Te estarás preguntando qué clase de persona se dedica a estos nuevos oficios. En todos los casos se trata de personas aficionadas o amantes de los animales que disponen de mucho tiempo y de un buen espacio para emplearlo a estos fines. Normalmente el cuidado de los perros les ofrece un salario extra con el que compensan lo que ganan en otros empleos. Dichas profesiones no se encuentras reguladas en nuestro país, pero estos profesionales deben contar con todas las garantías y así debes asegurarte cuando contrates uno. Busca un cuidador que cuente con seguro para mascotas y con licencia, sobre todo si tu perro es ppp. Si eres un profesional de este tipo, quizá te interese poder calcular tu seguro animal. Ponte en contacto con nosotros para que podamos ofrecerte esa opción que es mejor para ti.