Consejos para los dueños un cachorro nuevo

Cuando un perro nuevo va a unirse a nuestra familia viniendo a vivir a nuestra casa estamos llenos de alegría y nerviosos ante ese nuevo período que se abre ante nosotros. La formación al respecto es fundamental si no tienes quién te asesore o no tienes experiencia previa con los perros. El asesoramiento puede venir de muchas vías, no solo de los profesionales de educación canina a los que puedas consultar o a tu veterinario, sino también de los trabajadores de la protectora de animales si tu perro es adoptado. En este artículo te damos una serie de pautas y recomendaciones para que la llegada de tu animal resulte lo más exitosa posible y os podáis centrar tanto tu familia como tu mascota en lo que verdaderamente importa, que es ser feliz todos juntos.

La llegada de un cachorro a casa

la llegada de un cachorro a casa

Antes de que un perro se una a vuestra familia debéis tener una importante reunión todos los miembros que convivís bajo el mismo techo y que vais a pasar a ser el grupo de referencia del animal. Las decisiones que tendréis que tomar en esta reunión son de importancia capital para vuestra futura mascota y de ellas dependerá la calidad de la educación que le proporcionareis en el futuro. Hay que comprender que cuando el perro esté en casa, todas las personas que estén en casa tendrán que seguir las mismas pautas si deseáis que la convivencia marche lo mejor posible. Estas decisiones giran en torno a los hábitos, cuidados del animal y a las normas que el perro tendrá que cumplir en el hogar. Tendréis que pactar cuantas veces el perro saldrá a pasear y quien o quienes se ocuparán de dicha tarea, los horarios en los que estaréis en casa calculando el tiempo que pasará el perro solo (si es mucho, podéis plantear recurrir a un canguro de perros). En cuanto a las reglas, decidid sobre todo los espacios que tendrá que utilizar el perro, como por ejemplo si se subirá o no a los sofás, dónde dormirá…etc. Es importante también que aclares la importancia que tiene que nadie regañe ni castigue al perro. Informaos todos de las pautas de educación canina, de modo que vuestro perro pueda aprender de la forma más efectiva posible.

Hay que asegurar que todos los miembros de la familia desean a ese pequeño que va a llegar y que estáis, en principio, en condiciones para cuidar de él. Recuerda que algunos perros necesitan documentación especial. Este es el caso de los perros considerados potencialmente peligrosos donde todos los que tengáis previsto pasear al perro tendréis que estar en posesión de una licencia. Consulta nuestro artículo sobre perros ppp para más información.

Enseñar a un cachorro nuevo en casa a ser limpio

Enseñar a un cachorro nuevo en casa a ser limpio

El sitio pensado para tu pequeña mascota debe ser un sitio que no suponga mucho trabajo limpiar y que resulte seguro para él. Las primeras semanas puedes probar con poner algunas vallas alrededor de donde el can dormirá a fin de asegurarte de que no saldrá de ese lugar dañándose. Te recomendamos que este lugar sea la cocina dado que su suelo es fácil de limpiar, la cocina suele ser una estancia central de la casa de modo que podrás escuchar desde tu habitación al animal en caso de que ladre o necesite algo. Ese pequeño rincón dedicado a él debe tener en el suelo papel de periódico u otro especialmente diseñado para recoger el pis que se va a generar. Deja mantas que tengan tanto tu olor como el suyo, sus juguetes, agua, su comida y algo de espacio (no más de un par de pasos) para que pueda acomodarse.

Al ser tan pequeño no sabe aún controlar sus necesidades así que durante un tiempo tendrás que vigilar a tu mascota de cerca y cuando observes que desea miccionar o defecar llevarlo rápidamente al lugar indicado anteriormente. Cuando logre hacer sus necesidades en este lugar deberás inmediatamente recompensarle. No le regañes si lo hace en un lugar que no es este, pues aún no ha aprendido a controlarse, se encuentra en periodo de aprendizaje. Solo cuando ya tenga asumido el lugar de hacer las necesidades será cuando podrás empezar a regañarle si observas intenciones de hacer sus necesidades en lugares no destinados a tal efecto. Llegado el momento, tendrá que aprender a hacer sus necesidades en la calle. Te enseñamos aquí los pasos a seguir para ello.

Cachorro, la edad adecuada para su educación

Cachorro la edad adecuada para su educacion

Al igual que los humanos, los perros aprenden mejor cuando tienen una edad menor. Esto se debe a que su cerebro se encuentra, como el resto de su cuerpo, en pleno desarrollo, de modo que le será más fácil establecer nuevas conexiones neuronales y así lograr los aprendizajes. Los expertos recomiendan realizar un intenso trabajo de educación canina entre los dos y cuatro meses de edad de nuestro can. De hecho, puede ser el mejor momento para consultar con un educador canino para que nos ayude en este terreno. Durante este período podremos lograr un can equilibrado que nos proporcione cariño, compañía y una lealtad sin igual.

Lo principal a la hora de educar a un animal de esta edad, máxime si acaba de llegar nuevo a nuestro hogar es dejarle tranquilo, no agobiarle y dejar que explore todo por su cuenta. Sabemos que los cachorros son adorables y tenemos ganar de abrazarlos todo el tiempo, pero lo mejor es optar en estos casos por darle todo el espacio posible. Además debemos cuidar de que siempre tenga disponible agua para poder beber. Tras esta primera exploración le enseñaremos cuál es su sitio y no le permitiremos que esté en otras partes de la casa. Seremos constantes con esto a fin de que pueda aprenderlo correctamente. Igualmente es el momento de no permitirle que se suba a camas o sofás, pues entenderá que son suyas y luego será una conducta más complicada de eliminar (además que nos arriesgamos a futuros marcajes de estos lugares). Debemos mostrar cuáles son nuestros lugares y cuáles son los del perro. Esto lo haremos sin regañar, gritar ni pegar, por el contrario optaremos por contener e ignorar las conductas que no deseamos y premiar con muchos mimos o chucherías las que sí deseamos.